+
También

Cómo y cuánto regar las plantas


Cómo y cuánto regar las plantas: cómo y cuánto regar



El propósito del riego es mantener en el sustrato donde la planta está enraizada las condiciones de humedad y concentración de sal favorables para su desarrollo. Tenga en cuenta que las técnicas de riego en el campo no son transferibles a las plantas cultivadas en macetas, debido a las diferentes características hidrogeológicas del sustrato y la mayor sensibilidad de este último.
En cualquier caso, sin embargo, es necesario conocer bien los requerimientos de agua de la planta y las características del suelo, por ejemplo, su porosidad, y en consecuencia adoptar métodos de riego que tengan en cuenta estos factores. Si queremos hacer un ejemplo con el césped, distribuiremos, dependiendo de la temporada, diferentes cantidades de agua: en mayo, por ejemplo, se distribuirán 5 ml / m2 por semana, mientras que en julio se distribuirá la misma cantidad todos los días, para luego regresar en septiembre para distribuir los 5l habituales por semana. La regadera es el medio más simple de riego, generalmente completado por una rosa o "cebolla" que se instalará en el pico, lo que evita que el chorro repentino de agua dañe a las plantas más jóvenes y tiernas. Otros sistemas están constituidos, por ejemplo, por mangueras flexibles, que evitan que el jardinero viaje continuamente para llenar la regadera, o el uso de tuberías perforadas que, junto con un grifo, garantizan una distribución más uniforme del agua. El riego por goteo es una variante del tubo perforado: en este caso, los tubos con una boquilla especial se utilizan para mantener el agua lejos del follaje y ayudarlo a penetrar en el suelo. Finalmente, mencionamos los rociadores, es decir, mecanismos semiautomáticos conectados a un tubo que distribuye el agua de lluvia.