Bonsai

Bonsai de agua


Bonsai de agua


El arte del bonsái nació hace mucho tiempo en China. Incluso entonces, la variedad obtenida con la técnica de reducción fue sorprendente, como se sabe por la reunión de dibujos antiguos. Los artistas chinos a menudo han modelado sus árboles a semejanza de figuras de animales e iconos imaginarios. Mientras que el bonsái ya era una técnica altamente desarrollada en China, en Japón evolucionó y alcanzó su máximo esplendor artístico. Solo mucho después
El cuidado y la paciencia requeridos, la complejidad de las obras en miniatura y la creación de una obra de arte reflejan plenamente el temperamento de los artistas hortícolas de Japón. Al principio, los primeros en experimentar esta técnica fueron los monjes y luego, gradualmente, llegaron a la masa convirtiéndose en un arte popular. Cuando siglos después, Japón abrió sus puertos y palacios a los occidentales, los árboles en miniatura despertaron asombro por parte de los visitantes. Incluso hoy, en muchos hogares japoneses, se adopta la práctica de colocar bonsai en un tokonoma, es decir, un nicho especial cuyo propósito es usarlo como una herramienta para mejorar los valiosos activos familiares. Cuando los occidentales trajeron algunos especímenes de bonsai a sus países de origen, inmediatamente comenzaron a construir museos reales que pronto conquistaron el mundo entero. El giro definitivo tuvo lugar en el año 1900 con motivo de la Expo Universal más famosa, es decir, la de París. En esa ocasión, en Europa, la moda del bonsái estalló tanto que hoy se considera una de las maravillas del mundo. Muchos artistas nuevos, incluso no japoneses, han desarrollado nuevas formas y técnicas para este arte vivo y actualmente se practica y está disponible en todo el mundo. Los bonsais son particularmente populares en los Estados Unidos y Asia, pero también en Europa, Sudáfrica y Australia. Donde haya abundante luz solar puede encontrar o cultivar un bonsái.


Bonsai: riego




Una de las bases fundamentales para la concepción, realización y cultivo del bonsái es la elección del suelo adecuado. Debe ser poroso para un drenaje efectivo y rápido. Esta es solo una de las prerrogativas para un cultivo exitoso de bonsai. Son tan importantes y vitales para la planta. De hecho, el bonsái necesita riego frecuente y abundante, pero esto tiene reglas específicas que deben seguirse cuidadosamente. En primer lugar, es bueno saber que el exceso de agua puede ser la causa del crecimiento de hongos dañinos y la pudrición de la raíz. Ambos daños pueden evitarse siguiendo algunos consejos. Saber cuánta agua se necesita es, por lo tanto, el primer paso a tomar.

Bonsai: humedad



Es importante adoptar un método para evaluar el contenido de humedad del suelo. La cosa es bastante simple; de hecho, es necesario tocar la superficie del suelo con el pulgar no antes de haber hecho espacio entre la grava protectora. De esta manera, puede conocer el grado de humedad y ajustarlo de acuerdo con el riego. Una prueba más precisa es usar un medidor de humedad analógico o digital normal para una lectura precisa. Sin embargo, el suelo podría estar húmedo o seco en la superficie o hasta la distancia del pulgar de nuestra mano, pero a partir de ese momento, el misterio sigue siendo cómo se encuentra la parte no alcanzada. Una forma de averiguarlo es ver si hay manchas secas en el florero que sean dañinas si están cerca de las raíces. Es obvio que si hay alguno, significa que seguramente habrá más en profundidad y que, por lo tanto, la cosa se complica. Por lo tanto, se necesita más humedad para salvar la planta. Para asegurarse de que toda la tierra esté adecuadamente humedecida, una vez al mes debe sumergir la maceta hasta la base del árbol en un balde o en el fregadero lleno de agua, deje que la maceta lo absorba (durante unos minutos) y luego quítelo con cuidado levantándolo de lado y nunca del árbol. Si la mezcla del suelo es correcta y la planta no tiene raíces enfermas, el exceso de humedad se drenará al fondo de la bandeja de maceta. Si la bandeja está llena, entonces es mejor insertar el florero en ella para que el agua visible para nosotros sea reabsorbida por las raíces, considerándola como un caldo. Esta operación es importante porque sabemos que el exceso de agua fluye bien y, por lo tanto, el drenaje del suelo no crea problemas para las raíces evitando que se pudran.

Bonsai: agua y clima


Sin embargo, algunos bonsai pueden requerir más agua por día. Esto depende del clima y especialmente de una especie a otra. Los pinos y otras coníferas, por ejemplo, necesitan menos agua. Incluso tienden a beneficiarse de cortos períodos de sequía. Los árboles de flores, por otro lado, necesitan mucha más agua. Finalmente, un último consejo para evaluar la salud de la planta y sus raíces es verificar si existen principios de hojas secas o flores marchitas. Por lo tanto, todas estas precauciones en su facilidad y simplicidad resultan ser de importancia fundamental para conocer el estado de salud del bonsái, y para saber con certeza la cantidad de alimento diario (agua) que debe administrarse para un crecimiento saludable, exuberante y duradero.

Vídeo: Cómo regar y podar un bonsái - Hogarmania (Octubre 2020).