+
También

Diseñar un sistema de riego.


Diseñar un sistema de riego.


El diseño del sistema de riego debe tener en cuenta las características del jardín y sus necesidades, para llegar a la mejor solución adoptable. De hecho, solo teniendo en cuenta algunos elementos, será posible tener una idea precisa del esquema a implementar, los materiales necesarios y los costos en los que se incurrirá.
En primer lugar, es necesario comenzar desde el plan, destacando, por ejemplo, la porción de césped para mojar con aspersores y la presencia de árboles y arbustos que, por ejemplo, pueden actuar como pantalla para esta acción. Como se ha dicho, la planta debe estar diseñada para diferentes sectores, dependiendo de las plantas presentes y su disposición y no es necesario que todos trabajen al mismo tiempo, mucho más importante es conocer la fuente de nuestra agua y la presión que alcanza.
De esta manera, será posible identificar en el jardín una serie de áreas cubiertas por aspersores, cuya disposición no tendrá que dejar de lado ni siquiera una pequeña parte de la tierra. Para hacer esto, los rociadores deben colocarse en un cuadrado o un triángulo, pero siempre asegurándose de que se superponen parcialmente a su área de acción y no dejan nada descubierto.
De cada aspersor, deberá considerar la cantidad de agua que consume y, en consecuencia, la distancia del rango, así como la posible acción del viento que afectaría la dirección del rango.
Se debe prestar una atención final a la presión del agua en todo el sistema, que se mantendrá alta con un dimensionamiento correcto del diámetro de la tubería.