Jardinería

Poda de granada


Varias formas de realizar la poda de granada


Para obtener un árbol con una productividad óptima, es necesario llevar a cabo una operación efectiva de poda de granada. Como la mayoría de los árboles frutales, hay dos tipos principales de poda para el granado. El primer tipo de procedimiento se realiza en los primeros años de vida de la planta y se llama poda de entrenamiento, precisamente porque es necesario darle una forma bien definida al arbusto que se está desarrollando. Posteriormente, la poda de producción reemplaza definitivamente a la de capacitación. Este procedimiento básicamente elimina todas las estructuras innecesarias de la planta de granada. Al hacerlo, la estructura del árbol se libera y aligera, lo que aumenta su capacidad de producción en la temporada vegetativa.

El momento ideal para hacer la poda de granada



El proceso de poda de la granada debe realizarse de manera regular y en una época específica del año, es decir, durante la temporada de primavera. Es importante realizar la operación de poda hacia fines de marzo, cuando la temporada de invierno, con sus bajas temperaturas, ya no existe. Al hacerlo, el granado puede liberarse efectivamente de partes inútiles y superfluas, incluidas sobre todo ramas rotas o dañadas debido al clima invernal. Durante el procedimiento fundamental de la poda de la granada, la corona del árbol en sí también debe ser redimensionada. Este paso es decisivo sobre todo porque se crean espacios dentro de la copa del árbol a través de los cuales puede pasar la luz, que irradiará toda la estructura del árbol.

Instrumentación a utilizar para realizar la poda de granadas



La poda de granada necesita una instrumentación adecuada para obtener un resultado final realmente satisfactorio. Las herramientas más utilizadas son las tijeras de podar, tijeras y sierras para metales. Los primeros dos instrumentos se usan si es necesario cortar y quitar ramas delgadas y más fácilmente removibles. La sierra para metales, por otro lado, se usa en caso de separación a estructuras más consistentes y gruesas. Además, es necesario utilizar la ayuda de una escalera o el soporte de remolque para alcanzar las ramas colocadas más arriba y difíciles de alcanzar. Para realizar la operación de poda debe ser un operador experimentado, que sepa cómo manejar la situación y cómo moverse para obtener un trabajo satisfactorio, sin causar daños a la planta.

Poda de granada: más consejos y curiosidad



Durante la operación de poda de granada, es necesario trabajar siempre en un contexto de limpieza total. Como resultado, el granado no está contaminado y, por lo tanto, se mantiene su estado de salud e integridad. En primer lugar, el operador siempre debe usar instrumentos adecuadamente limpios y desinfectados para realizar el trabajo de poda. Además, los guantes que se usan siempre deben estar perfectamente limpios. Las herramientas de corte deben ser afiladas, porque de esta manera no se cortan rebabas. Posteriormente, es aconsejable aplicar masilla curativa al nivel del área de la incisión, lo que favorece la curación de la herida cortante. Esto evitará que la granada entre en contacto con agentes patógenos contaminantes.