Jardín

Loropetalum


Cuándo y cuánto regar


Las especies y variedades de hoja perenne que pertenecen al género llamado Loropetalum tienen una cubierta vegetal y son muy apreciadas por su floración temprana. Las muestras ya adultas no requieren atención especial y pueden soportar bien incluso los períodos secos. Sin embargo, siempre es recomendable regar cuando el suelo está seco, especialmente durante los meses más calurosos de la temporada de verano. Las plantas jóvenes necesitan riego regular, para apoyar el crecimiento y el desarrollo constante. El suministro de agua es muy importante para obtener arbustos exuberantes y abundantes flores. En otoño e invierno es bueno detener todo el riego, ya que las plantas de Loropetalum se vuelven inactivas al final del verano.

Cómo cuidarlo



Las plantas de Loropetalum se originan en el continente asiático y se caracterizan por las inflorescencias particulares que producen a partir de marzo. En general, se pueden plantar en cualquier época del año y crecer bien tanto en el suelo como en macetas. No les gusta que los trasplanten con frecuencia, por lo que es importante optar por un compartimento contenedor bastante grande. Para crecer lujosamente, lo ideal es un suelo ácido, compuesto de suelo fértil mezclado con humus y turba. Si los especímenes crecen en áreas caracterizadas por estaciones muy frías, es aconsejable hacer un mantillo que proteja el collar y el sistema de raíces en el otoño. Los loropétalos toleran temperaturas muy por debajo de cero muy bien, pero pueden verse afectados por veranos demasiado calurosos y húmedos.

Cuando y como fertilizar



Las plantas de Loropetalum necesitan fertilizaciones periódicas para desarrollarse de una manera siempre exuberante. Al momento de la siembra es útil mezclar una dosis de estiércol maduro al suelo, proporcionando todos los elementos principales indispensables para el crecimiento continuo. Lo ideal es elegir un fertilizante líquido para plantas acidófilas, que se comprará a minoristas y viveros especializados. Las administraciones se llevan a cabo aproximadamente cada 15-20 días a partir del mes de marzo y continúan hasta la llegada del otoño. En este punto es necesario suspender las fertilizaciones, de hecho, la alimentación excesiva podría exponer a las plantas de Loropetalum a las heladas de la temporada de invierno. Alternativamente, es posible optar por un fertilizante granular de liberación lenta que se dispensará en la primavera.

Loropetalum: exposición, enfermedades y remedios



El crecimiento de las plantas de Loropetalum depende mucho de la exposición. De hecho, si estas plantas se cultivan en las regiones del norte, necesitan lugares muy soleados y brillantes. En cambio, en las zonas del sur es aconsejable colocarlos hacia el este, de manera que reciban la luz de la mañana, permaneciendo protegidos de las horas más calurosas del día. Estas plantas son bastante resistentes a las enfermedades, si se mantienen en condiciones óptimas. Sin embargo, pueden verse afectados por el oidio, también llamado mal blanco. En estos casos, es aconsejable utilizar una solución a base de azufre y cobre para pulverizar periódicamente en toda la planta. Los pulgones que atacan las hojas son otro enemigo a combatir usando ayudas especiales que se administran periódicamente.