+
Plantas de apartamentos

Planta de cúrcuma


Ambiente ideal


La cúrcuma es una planta tropical muy similar a las flores de loto. El ambiente ideal para hacerlo crecer fuerte y exuberante es caliente y húmedo. En los meses más cálidos, se debe regar regularmente, sin crear agua estancada en los platillos, lo que podría promover la pudrición de la raíz. Si las temperaturas son particularmente altas, es recomendable rociar las hojas de la planta una vez al día. Al comienzo del otoño, cuando sus hojas comienzan a ponerse amarillas y se caen, se debe suspender el riego para favorecer el secado completo de las hojas. La planta teme a las heladas y al frío intenso. Por esta razón, será necesario ponerlo al aire libre, en los meses de invierno, en un ambiente fresco y seco, donde la temperatura nunca baje a menos de 15 ° C. El riego se reanudará en primavera, cuando comenzarán a verse nuevos brotes en el suelo.

Consejos de cultivo



la planta de cúrcuma prefiere ambientes brillantes, sin exposición a la luz solar directa. La temperatura ideal es de alrededor de 20/25 ° C. En verano, la cúrcuma también se puede colocar al aire libre, pero en los meses más fríos se debe traer de vuelta a casa, para no exponerla a temperaturas inferiores a 12 ° C. El rizoma de cúrcuma se puede plantar en cualquier época del año, aunque a menudo se prefiere plantarlo en un florero durante la primavera, para permitir que la planta se desarrolle durante todo el verano. En invierno, la cúrcuma tenderá a perder sus hojas y a secarse. No debemos alarmarnos: es un proceso natural en su ciclo de vida y en primavera volverá a germinar. Si le gusta usar la cúrcuma como especia en la cocina, es posible cosechar el rizoma en invierno cuando la especie está seca. Esto se parece a la raíz del jengibre, pero en su interior tiene el característico color amarillo anaranjado que lo distingue.

El compostaje



Dado que la cúrcuma se cultiva principalmente en macetas, como planta de interior, es necesario garantizar a la tierra que la rodea la cantidad adecuada de sustancias necesarias para su crecimiento. Desde el comienzo de la primavera, cuando aparecen los primeros brotes, hasta finales de otoño, cuando la planta comenzará a perder gradualmente las hojas, es necesario intervenir cada dos semanas con un fertilizante líquido para disolverlo en el agua de riego. El fertilizante elegido debe garantizar a la planta la cantidad correcta de nitrógeno, fósforo, potasio, hierro y magnesio. En primavera, con ocasión de trasplantar la planta, es posible tomar pequeñas porciones del rizoma que tienen raíces bien desarrolladas y proceder a la multiplicación de la cúrcuma. La planta no necesita una poda particular. Solo será necesario eliminar esas ramas que, rotas o secas, podrían convertirse en un vehículo de enfermedades para la planta.

Planta de cúrcuma: enfermedades y plagas



la planta de cúrcuma Apenas es atacado por parásitos. Sin embargo, es posible notar pequeños insectos de color blanco verdoso que se mueven sobre las hojas. Son los pulgones o piojos de las plantas. En este caso, es necesario intervenir con un buen producto insecticida, que se puede comprar en centros especializados o en viveros. Si, por otro lado, las hojas tienden a ponerse amarillas y luego se enroscan, podría ser un ataque de la araña roja. Si se trata de un episodio circunscrito, será suficiente para aumentar la nebulización en las hojas (el ácaro se desarrolla más en ausencia de humedad). Si, por otro lado, la infestación es extensa, será necesario intervenir con un producto acaricida. Un remedio más natural es lavar las hojas con un algodón, previamente humedecido y tratado con jabón de Marsella. Luego enjuague la planta muy bien para eliminar todos los rastros del producto.