Jardín

Abelia


Cuándo y cómo regar


Las plantas arbustivas y perennes de Abelia no requieren riego muy constante. Sin embargo, si los especímenes cultivados aún son jóvenes, necesitan más previsión. De hecho, para facilitar el desarrollo y el crecimiento de ramas y hojas, es aconsejable llevar a cabo administraciones regulares a partir de marzo y hasta octubre. El suministro de agua se repite todas las semanas, mientras que se reduce significativamente durante la temporada de invierno. Los vegetales de este género no realizan el descanso vegetativo y crecen durante todo el año, por lo que es muy importante que no sufran la falta de agua, especialmente los primeros años de vida. Por el contrario, los especímenes adultos resisten los períodos secos sin ninguna dificultad y no necesitan riego frecuente.

Cómo cuidarlo



Los arbustos de Abelia son fáciles de cultivar y con la llegada de la temporada de verano ofrecen abundantes flores. Estas plantas se adaptan fácilmente a diferentes contextos ambientales, logrando soportar temperaturas invernales cercanas a cero. Las heladas y las nevadas pueden sufrir, en este caso es útil proteger el sistema radicular con un poco de mantillo. No tienen muchos requisitos de suelo, pero para obtener una floración prolongada es útil optar por un sustrato de textura media, fértil y bien drenado. El mejor momento para plantar es en primavera, mientras que la poda es necesaria en otoño para reforzar toda la estructura de la planta. A menudo se usan como bordes o setos de jardín, gracias a su forma redondeada y la larga vida de las flores.

Cuándo y cuánto fertilizar



Los ejemplares jóvenes de Abelia necesitan ser fertilizados para crecer y desarrollarse. Es preferible optar por un fertilizante orgánico líquido para madera dura, que se comprará a minoristas autorizados. Las administraciones deben comenzar al final de la temporada de invierno y pueden diluirse directamente en el agua de riego. Los ciclos deben repetirse en promedio cada quince días y durar hasta la llegada de los meses de otoño. En cuanto a las plantas adultas, es posible rociar un fertilizante granular de liberación lenta en el suelo, de tal manera que proporcione los nutrientes fundamentales, manteniendo siempre plantas sanas y exuberantes. En este caso, el período más adecuado para llevar a cabo la operación de fertilización cae en los meses de la temporada de otoño.

Abelia: Exposición, enfermedades y posibles remedios.



La exposición de las plantas de Abelia depende en gran medida del contexto geográfico en el que se cultivan. De hecho, en las regiones del norte está indicado colocar estos vegetales en lugares bien soleados, preferiblemente orientados al sur. En cambio, en las zonas del sur es aconsejable no someter las muestras a una iluminación excesiva, pero es mejor optar por una nueva posición de media sombra. Las especies y variedades de Abelia son resistentes a los ataques de plagas, pero pueden sufrir de podredumbre y moho radical. Para evitar la aparición de enfermedades fúngicas, es esencial mantener siempre un drenaje adecuado, evitando la creación de estancamiento. Agregar una parte de arena gruesa al suelo es la solución más recomendada, para proteger todo el sistema de raíces.