Frutas y hortalizas

Podar el olivo


Utilidad de poda


El olivo es una planta muy extendida en el territorio italiano, de hecho, prefiere los suelos muy secos para florecer, mientras que su crecimiento es desalentado por climas muy húmedos. Ideal son los suelos arenosos y arcillosos (solo si están bien regados) o los suelos calcáreos. La planta comienza a dar sus primeros frutos después de los cuatro años de edad, mientras alcanza su período más productivo dentro de los diez, por lo que en este período es aconsejable cuidar mucho de los últimos. La poda es un elemento fundamental para el crecimiento sano y correcto del olivo. La frecuencia con la que uno debe intervenir en esta operación depende de varios factores. Generalmente es recomendable podar alternando los años, pero esto no excluye la posibilidad de intervenir anualmente. La frecuencia de la poda depende de la fertilidad del suelo.

Periodos de poda



La intervención de poda que se realiza con mayor frecuencia es la de adelgazamiento. De hecho, esta operación facilita la circulación del aire a través de la copa del árbol y promueve la acción de la luz solar, garantizando así una mejor salud para la planta. Es aconsejable realizar las operaciones de poda durante el transcurso de la temporada de invierno (principalmente en el período comprendido entre diciembre y enero), especialmente en el período posterior a la cosecha, que es más próspero después de esta maniobra. Para permitir esto, debemos actuar sobre todo en las ramas no destinadas a la fructificación. Dado que el olivo sufre climas particularmente fríos y húmedos, después de la poda es posible correr el riesgo de exponerse demasiado al árbol a bajas temperaturas, por lo que también es posible posponer el adelgazamiento de las ramas durante la primavera.

Técnicas de poda



La poda es una operación delicada y nunca debe improvisarse o considerarse innecesaria. Para garantizar un crecimiento saludable y exuberante al olivo, es necesario tener un buen conocimiento básico y no intervenir en procesos específicos si no tiene un buen conocimiento. No hacerlo puede dañar la estructura del eje. Existen dos técnicas principales de poda: manual y mecanizada. Por lo general, en las industrias de cultivo, el proceso mecanizado continúa, mientras que en las plantas de cultivo individuales se utiliza la técnica manual. Las herramientas principales para podar el árbol son: - la sierra para cortar las ramas con un diámetro mayor que el resto - la cizalla, para cortar las ramas más delgadas - la podadora (o la escalera), para alcanzar las ramas más alto

Podar el olivo: procedimiento



La primera fase del proceso de poda consiste en cortar todas las ramas secas, rotas o infectadas por hongos o parásitos (para evitar su propagación). El corte de la rama debe estar seco y sin dejar rebabas, mientras que si la planta presenta heridas más complejas, es necesario tratarlas con masilla cicatrizante (disponible en tiendas de jardinería), lo que acelera el tiempo de curación y elimina cualquier infección de hongos y enfermedades. varios tipos Para realizar la poda correctamente, debemos actuar sobre todo en las ramas que crecen más arriba y dentro del follaje, ya que las ramas externas son las que participan en la floración. Una vez que finaliza la intervención en las ramas secas, proceda a adelgazar el interior del follaje. Al hacerlo, la luz solar puede pasar asegurando que llegue a todos los puntos de la planta.

Vídeo: Como podar un olivo. Huerto casero. (Abril 2020).