Jardín

Dónde y cómo cultivar azaleas


Riega la azalea correctamente: cuándo y cuánto


Una de las operaciones a las que debemos prestar más atención en el cultivo de la azalea es el riego. Los errores en esta fase, de hecho, causan problemas irreparables para la vida de la planta. En primavera y verano, las azaleas deben regarse regularmente sin que el suelo quede demasiado empapado. Por el contrario, en la temporada de invierno, el riego es necesario solo cuando el suelo está excesivamente seco. Las versiones de azaleas de hoja perenne, por otro lado, deben regarse durante todo el año, independientemente de la temporada. El suelo de la azalea debe ser bastante húmedo, por lo que es necesario ajustar la cantidad de riego en este parámetro importante. La ausencia de estancamientos de agua que pueden comprometer irreparablemente la azalea y hacer que se pudra es fundamental.

Cultivar y curar adecuadamente una planta de azalea



El cultivo de la azalea es fundamentalmente bastante simple y adecuado, por esta razón, incluso para principiantes. El tipo de suelo es de fundamental importancia. Debe ser ácido, con pH 5. Los suelos deben ser ricos en elementos orgánicos y bien drenados. Las azaleas no se deben plantar demasiado profundamente porque tienen raíces poco profundas. El primer tratamiento para las azaleas comienza desde el lugar donde se plantan. Debajo de las coníferas es un lugar perfecto. Para el correcto aislamiento de las raíces es aconsejable colocar una capa de agujas de pino sobre las raíces. Cuando las flores han llegado al final de su floración, deben retirarse y podarse para proporcionar más ventilación a la planta.

Cómo y cuándo fertilizar la azalea correctamente



Para crecer en todo su esplendor, la azalea necesita ser fertilizada adecuadamente. Una vez que la planta ha completado su enraizamiento en el suelo, es necesario proceder con la fertilización utilizando fertilizantes diseñados específicamente para plantas acidophilus, tanto en forma granular como líquida. Las fertilizaciones deben realizarse a intervalos regulares, entre los meses de febrero y julio, generalmente cada 15 días, teniendo cuidado de utilizar el hierro secuencial. Las dosis de fertilizante siempre deben reducirse en comparación con las indicadas en el embalaje del producto. Esto se debe a que las azaleas son plantas que pueden vivir en suelos bastante pobres (y en la mayoría de los casos es así) y a las cuales, por esta razón, no les gusta demasiado la estimulación excesiva.

Dónde y cómo cultivar azaleas: exposición, enfermedades de azaleas y posibles remedios



Las azaleas ciertamente prefieren climas templados pero sobreviven muy bien incluso en diferentes áreas (generalmente no sufren excesivamente entre -10 ° C y + 20 ° C). En invierno, la mejor exposición es, sin duda, en el sur, situada junto a una pared para proteger la planta de los vientos más fríos. En verano, los lugares frescos o de media sombra son perfectos. La humedad del aire siempre debe ser alta y, por lo general, cuanto más cálido sea el clima, mayor será la exposición al frío. La podredumbre es uno de los problemas que más afecta a las azaleas. Se debe esencialmente a las raíces excesivamente húmedas, por lo que es esencial reducir la cantidad de agua administrada. Otra enfermedad importante es la llamada "clorosis", que se manifiesta con un evidente color amarillento de las hojas. Indispensable para intervenir en el pH del suelo con mejoradores de suelo compuestos de quelatos de hierro.