+
Frutas y hortalizas

Cultivo de ajo


Cultivo de ajo: cuando regar el ajo


La buena regla en el cultivo de ajo es no proceder al riego con demasiada frecuencia. De hecho, es mucho mejor llevarlos a cabo esporádicamente, proporcionando agua cada 2 semanas en promedio. El período en el que es necesario prestar más atención es el verano en el que cada bulbo está completamente hinchado y puede tener la urgente necesidad de integrar más agua. Por lo general, las lluvias son suficientes para garantizar una correcta integración. ¿Cuándo se deben regar las plantas en el cultivo de ajo? Muy importante es el examen objetivo de la planta. Al mismo tiempo que notamos que las hojas se vuelven excesivamente secas, debemos detener el riego porque el bulbo subyacente está madurando.

Como curar el ajo



El cultivo del ajo no es una operación complicada y puede ser completado con éxito incluso por aquellos que nunca lo han hecho. Muy pocos son los tratamientos a administrar a la planta. El suelo ideal debe estar absolutamente bien drenado. No debe estar húmedo porque esto causa una proliferación excesiva de hongos y muchas enfermedades. El estiércol, inicialmente, no se recomienda en absoluto porque puede dañar irreparablemente los bulbos. En lo que respecta al cuidado del cultivo de ajo, la eliminación periódica de la tierra en cuestión es de fundamental importancia. Si los bulbos salen demasiado del mismo, deben cubrirse con mucha atención porque necesariamente deben estar completamente enterrados, para un crecimiento óptimo.

Cómo y cuándo fertilizar ajo



Hablando del cultivo del ajo, como ocurre normalmente con cualquier otro cultivo, las operaciones de fertilización son de fundamental importancia. Muy difícil, de hecho, para obtener excelentes resultados sin la correcta integración mineral del suelo. El ajo necesita particularmente nitrógeno, ya que este elemento permite que las hojas se desarrollen más vigorosamente. En las cantidades, sin embargo, es absolutamente necesario no exagerar nunca, ya que los excesos tienen los mismos efectos que los defectos: un daño irreparable en los bulbos, con la consiguiente pérdida de todo el cultivo. En particular, elementos como el potasio y el fósforo deben necesariamente integrarse en el suelo antes de la plantación bulbosa. El nitrógeno, por otro lado, se administra durante el cultivo. Es necesario fertilizar mensualmente.

Exposición y enfermedades importantes.



El ajo es una planta muy resistente, capaz de sobrevivir incluso en condiciones muy adversas (por debajo de -15 ° C). A pesar de esto, él siempre prefiere climas templados. La mejor exposición en el cultivo de ajo es en el sur porque los bulbos necesitan en promedio entre 10 y 15 ° C y 11 horas de luz natural. La exposición ideal es a los rayos del sol. Entre las enfermedades más frecuentes se encuentra la llamada "peronospera" que se manifiesta con manchas grises o moradas. En el caso de "Aspergillus" la bombilla se pudre. La enfermedad se manifiesta con un polvo amarillo en la planta y puntos negros. Entre los insectos, la "mosca Delia Antiqua" que pone los huevos en la planta que se está marcando. Para evitar el moho es esencial evitar el estancamiento del agua. Para cualquier otra cosa, puede usar productos específicos.


Vídeo: EL CULTIVO DEL AJO - Guía completa miquera73 (Enero 2021).