Plantas grasas

Plantas grasas


Como regar las plantas suculentas


Las plantas suculentas almacenan agua en sus hojas, tallos y raíces. Aunque son resistentes a las condiciones secas, necesitan ser regadas regularmente. Deben irrigarse abundantemente, teniendo cuidado de vaciar siempre el agua que se acumula en el platillo. Antes de repetir la operación, el suelo debe secarse por completo. Se recomienda verificar una vez por semana. Una buena calidad del suelo, mezclada con un material como la perlita, ayuda a garantizar un excelente drenaje. Incluso los jarrones juegan su parte: los agujeros protegen las raíces del exceso de humedad. Las plantas suculentas requieren más agua al comienzo de la primavera cuando la planta está creciendo. La cantidad se reduce en verano y aún más durante el invierno. Durante los meses fríos, cuando la luz es más débil y la mayoría de las suculentas están en un período de latencia, la necesidad de agua disminuye. En estos casos, el riego ocurre solo cuando el suelo está completamente seco. Esto generalmente puede suceder una vez al mes. La frecuencia del riego también depende del tamaño del recipiente y la humedad que puede contener.

Como cuidar las plantas suculentas



El cultivo ideal de las suculentas es el en maceta. Pero pueden nacer y florecer en todas partes con un mínimo esfuerzo. Su facilidad de crecimiento y su adaptación los convierten en una de las bellezas más versátiles de la naturaleza. Caracterizadas por diferentes colores, formas y tamaños, se prefieren las plantas suculentas para embellecer jardines, balcones e interiores de casas. El cultivo en el jardín se puede practicar durante las temporadas de otoño y primavera. Es mejor evitar el invierno, ya que suele ser demasiado frío y húmedo. Es necesario utilizar un suelo que permita un drenaje fácil y garantizar una exposición frecuente al sol. Si no tiene un jardín, las suculentas se cultivan en macetas y se pueden colocar en un balcón, una terraza, una veranda o incluso en el alféizar de una ventana. Las plantas en macetas suculentas requieren más protección contra el calor fuerte y el frío extremo. Necesitan una mezcla de tierra y grava para evitar que las raíces se pudran y, sobre todo, mucha luz solar.

Fertilizar plantas suculentas



Las suculentas deben beneficiarse de un fertilizante de liberación controlada durante la primavera y el verano, cuando están creciendo activamente. Estas plantas son como una esponja viva, toman lo que necesitan de la lluvia, pero un suelo perpetuamente húmedo marcará rápidamente su muerte. Como todas las plantas, incluso las suculentas necesitan nutrientes para crecer sanas y hermosas. Pueden obtener algunas sustancias importantes que necesitan del suelo, pero un fertilizante los ayudará a hacerlos con más cuerpo y con colores más brillantes. Los fertilizantes que son demasiado fuertes podrían quemar las raíces, pero pequeñas cantidades del producto, que se usan varias veces al año, pueden contribuir al crecimiento de las plantas suculentas. El té puede ser una alternativa natural a la fertilización. Este es un elemento absolutamente no dañino que permite que las suculentas crezcan con hojas gruesas y carnosas y tallos bien desarrollados. Las plantas que se cultivan al aire libre generalmente no requieren fertilización porque pueden acceder a los nutrientes en el suelo. En caso de que lo necesiten, es suficiente aplicar, en primavera, la mitad de la cantidad recomendada de un fertilizante de liberación lenta.

Suculentas: enfermedades de las suculentas



La mayoría de las especies de suculentas desarrollan problemas relacionados con plagas y enfermedades. Si se cuida bien, la planta debe crecer bien y mantenerse sana, pero esto puede no ocurrir cuando el cultivo se realiza en un clima diferente al de su hábitat natural. Las plagas y enfermedades atacan sin distinción en invernaderos, jardines y espacios interiores. La mayoría de los parásitos pueden ser derrotados con los tratamientos adecuados. Sin embargo, algunas precauciones pueden reducir la frecuencia con que ocurre el problema. Muchos productores examinan el estado general de las raíces durante el trasplante y buscan parásitos como insectos escamosos. También se puede hacer un control regular durante el riego. De esta manera, será fácil detectar y tratar enfermedades temprano, antes de que se produzca un daño grave. En cualquier caso, la limpieza frecuente podría ser útil, eliminando las hojas y flores muertas lo más rápido posible. En general, las enfermedades más comunes se controlan mediante el uso de insecticidas, efectivos ya que son absorbidos por la planta, lo que hace que su linfa sea venenosa para los parásitos.

Vídeo: Cuidados de la Echeveria - Plantas crasas - Cultura de Flor - Sapeando (Octubre 2020).