Jardín

Método de cultivo de azafrán


Método de cultivo de azafrán


El mayor productor de azafrán es Irán, de donde proviene casi el 90% de la producción mundial. Seguido por España y Grecia. En Italia se cultiva en particular en Abruzos, Marcas y Cerdeña. El azafrán se reproduce mediante la clonación de bulbos o cormos, y prefiere suelos ligeramente empinados, drenantes y arenosos para evitar el estancamiento del agua. Los bulbos también están disponibles en línea, preferible aquellos italianos que dan un mejor rendimiento, y el precio por unidad fluctúa entre 0.40Ђ y 0.80Ђ. Preparado el suelo con compuesto orgánico, en verano los bulbos se entierran a una profundidad de 10-15 cm y a una distancia de 10- 12 cm. La técnica de cultivo más extendida es la polienal, que requiere que los bulbos se retiren del suelo a intervalos de 4 a 6 años, durante el mes de junio, se limpien de las partes secas, se sequen durante unos días y luego se replanten. Dado que este es un trabajo que se hace todo a mano, se vuelve demasiado costoso hacerlo todos los años. También se puede cultivar para uso doméstico, en balcones y terrazas, en macetas grandes, teniendo en cuenta que para tener un mínimo satisfactorio de producción debe ser posible plantar al menos cincuenta bulbos.

Método de recogida



En otoño, el bulbo florece, cada bulbo produce de una a siete flores, cada flor tres estigmas. El método de recolección es el siguiente. Las flores se cosechan temprano en la mañana y se cortan manualmente en la base con la uña del pulgar y el índice. El mismo día se eliminan los tres estigmas, a través de una operación muy delicada que consiste en abrir la flor, buscar el hilo que mantiene unidos los tres estigmas y romperlos con los dedos, teniendo cuidado de no arruinarlos para no desperdiciar la preciosa especia. Así recogidos, los estigmas se secan inmediatamente para su almacenamiento. El secado se realiza con una fuente de calor de aproximadamente 40-50 grados, se pueden usar secadores eléctricos específicos, o simplemente brasas. Posteriormente, la especia se almacena en recipientes herméticos y está lista para su comercialización o uso doméstico.

Ganancias de cultivo de azafrán



Hemos visto que la producción de azafrán requiere un costo de mano de obra significativo porque el procesamiento es exclusivamente manual. Por esta razón, incluso hoy, la mayor producción se produce en países donde el trabajo manual es abundante y de bajo costo. Para producir 1 gramo de especias, se requieren 120-140 flores, aproximadamente 1 gramo por cada metro cuadrado de tierra cultivada, por lo tanto, para 1 kg. de azafrán es necesario tocar 120,000-150,000 flores. En consideración al costo de producción, exclusivamente manual y de rendimiento, el azafrán se vende a un precio muy alto, en promedio para la venta al por mayor el precio varía entre 10,000 14 y 14,000Ђ por kg. Los precios más altos se registran para la producción italiana, que es de mayor calidad para la preparación del suelo y para un cultivo de varios años que se repite en la misma tierra durante no más de tres años. Precios más bajos para el azafrán importado, en particular de Irán, no solo debido a los costos laborales significativamente más bajos, sino sobre todo debido a la menor calidad debido al cultivo a largo plazo en la misma parcela de tierra durante unos 6-7 años.

Propiedad y uso



Desde la antigüedad se usaba como planta medicinal, es rica en vitamina B1, que es un antioxidante y ayuda al crecimiento, vitamina B2 útil para el metabolismo. En particular, se reconoce la gran eficacia de esta especia contra los radicales libres que causan el envejecimiento de la piel e incluso algunos tumores. Debido a la alta presencia de crocetina, safranal y carotenoides, es un importante antidepresivo natural. Las infusiones que contienen azafrán son remedios contra el dolor menstrual, el insomnio y promueven la digestión. Utilizado en grandes cantidades, además de 5 gramos, puede tener efectos tóxicos, por lo que se recomienda nunca exceder la dosis de 1.5 / 2 gramos por día Su uso en la cocina se remonta a la antigüedad egipcia, y su clásico color amarillo dorado y aroma lo hacen versátil en varios platos que van desde aperitivos hasta postres, de acuerdo con las tradiciones de la cocina local. En Italia se usa no solo en risottos clásicos, sino también en sopas, carnes blancas y pescado. Su uso en postres es reciente, pero cada vez más generalizado. Considerado afrodisíaco ya en la época griega, hoy se confirma que estimula la energía sexual.