Conocemos el olivo: árbol y fruto.


El olivo, también llamado a veces olivo, es originario de la región del Medio Oriente. Desde la antigüedad, se ha extendido por toda el área mediterránea y en los últimos años se ha exportado con éxito a otros países con un clima similar, como Australia, California y Sudáfrica. Perteneciente a la familia Oleaceae, es una planta muy longeva, en condiciones climáticas favorables, puede vivir más de 1000 años. Es una planta de hoja perenne que tiene características bien definidas: tallo cilíndrico, corteza gris y madera dura. Aunque comienza a dar frutos hacia el tercer y máximo cuarto año de edad, alcanza la productividad completa solo después del noveno año. El fruto es la aceituna, de donde se extrae el aceite: ambos representan un elemento fundamental de la dieta mediterránea.

Olivo: condiciones y métodos de cultivo.



La rápida propagación de la planta ha llevado a la evolución de una gran cantidad de variedades: solo en el Mediterráneo, hay más de 1000. En Italia hay al menos 500. La planta de olivo prefiere climas templados y cálidos y se caracteriza por La fuerte necesidad de luz. Esta planta se adapta a todo tipo de suelo pero no le gusta el estancamiento del agua. Los límites geográficos del cultivo están determinados por la baja resistencia de la planta al frío y la posibilidad de períodos prolongados de sequía. El límite altimétrico es bastante variable. La siembra se lleva a cabo desde el otoño hasta principios de la primavera haciendo un agujero, colocando material de drenaje en el fondo y una pequeña cantidad de fertilizante, insertando la planta, llenando los espacios vacíos y finalmente regándola. Se desaconseja realizar la operación en primavera.

Olivo: poda y corte



La poda, además de aumentar la producción, mejora la forma del árbol, que tiende a crecer de manera excesiva y desordenada. Esta irregularidad elimina la luz de las ramas más productivas, dañando su rendimiento en términos de fructificación. La poda del olivo debe hacerse de manera clara y decisiva, ya que los cortes incorrectos pueden debilitar el árbol y comprometer su desarrollo. El período ideal para esta operación es al final del invierno, precisamente entre marzo y mayo, que es la temporada de floración. Dado que el frío evita que las heridas de la madera se curen, no es recomendable realizar esta operación en invierno. Sin embargo, la posible aparición de ramas secas puede tratarse con cortes en cualquier época del año.

Olivo: fuerte significado simbólico



El olivo, un árbol fundamental en la historia de las civilizaciones orientadas al Mediterráneo, ha sido un símbolo de paz para todos los pueblos del mundo desde la antigüedad. Se cuentan numerosas leyendas: en la mitología griega se dice que Atenea, diosa de la sabiduría, ofreció un olivo a los atenienses como un signo de paz después de derrotar a Poseidón. El olivo también aparece en muchas historias bíblicas: una rama de esta planta, por ejemplo, está entre el pico de la paloma que regresa de Noé para anunciar el fin del diluvio universal; las ramas de olivo también están en manos de la multitud que espera que Jesús entre en Jerusalén. Este último episodio, en particular, se eleva a la aceituna como un elemento fundamental para los cristianos, quienes, durante el período de Pascua, conmemoran este evento con ramas de olivo.

Vídeo: Como Hacer Esquejes de Olivo. La Huerta de Ivan (Agosto 2020).